miércoles, 11 de octubre de 2017

SAN JUAN XXIII, "El Revolucionario de la Fe"



Hoy celebramos a San Juan XXIII (latín: Ioannes PP. XXIII) -  Angelo Giuseppe Roncalli (1881-1963), fue el papa número 261 de la Iglesia católica entre 1958 y 1963.

Angelo Roncalli nació el 25 de noviembre de 1881 en Sotto il Monte, en Lombardía, Italia. El ambiente religioso de su familia y la vida parroquial bajo la guía del padre Francesco Rebuzzini, le proporcionaron a Angelo formación cristiana. Un tío llamado Zaverio fue el guía espiritual del pequeño Angelo desde el día del bautismo hasta su ingreso en el seminario. La idea de hacerse sacerdote lo motivó desde su infancia. Cuando su padre le reprochaba su poca dedicación a los trabajos del campo, prefiriendo esconderse entres las viñas a leer y estudiar, Angelo contestaba: "Quiero ser sacerdote". El padre, aun siendo un hombre de fe profunda y sincera, se oponía a la vocación del hijo porque le parecía una excusa para dejar de trabajar. Fue el tío Zaverio, quien lo respaldó en su vocación y consiguió la manera de hacerlo estudiar hasta entrar en el seminario de Bérgamo a la edad de 11 años (1892).

---Desde su niñez podemos percibir que fue un hombre de fe---

Luego de una primera etapa en el Seminario de Bérgamo, Angelo Roncalli En 1896 fue admitido en la Orden Franciscana Seglar por el director espiritual del seminario de Bérgamo, el padre Luigi Isacchi. Hizo una profesión de esa Regla de vida el 23 de mayo de 1897. Junto con otros dos estudiantes, es enviado a Roma para proseguir sus estudios en el Seminario Romano del Apollinare.

En el 1901 desde allí escribe a sus familiares:

"El Señor me quiere sacerdote; por eso me ha colmado de beneficios, hasta mandarme aquí a Roma... No me hago cura por cumplido, para hacer dinero, para hallar comodidades, honores, placeres, sino solamente para hacer el bien, de cualquier modo, a la gente pobre." 



Nacido en la pobreza, su opción de vida, será siempre desde los pobres, contra la pobreza material y espiritual, confiado en la voluntad de Dios. Antes de su ordenación el diácono escribe en su "Diario del alma":

"¿Qué será de mí en el porvenir? ¿Seré un buen teólogo, un jurista insigne, o bien un simple cura? ¿Qué me importa a mí todo eso? No debo ser nada más que todo eso, según los designios de Dios."

---Cabe destacar que en sus palabras ya expresaba ser un gran hombre de Fe obediente a la voluntad de Dios---

Ordenación Sacerdotal 

El 10 de agosto de 1904 fue ordenado sacerdote en la basílica de Santa María de Monte Santo, en la Piazza del Popolo.2 En 1905, fue nombrado secretario del obispo de Bérgamo, Giacomo Radini Tedeschi. Durante la Primera Guerra Mundial, ejerció primero como sargento médico y más tarde como capellán militar. En 1921, fue llamado desde Roma por el papa Benedicto XV para ocupar el cargo de presidente para Italia del Consejo Central de la Obra Pontificia de la Propagación de la Fe.

---Aquí quiero detenerme, pues no me parece casualidad que este gran hombre de Fe fuera  convocado para presidir el Consejo Central de la Obra Pontifica de la Propagación de la Fe (Renombrada por Juan Pablo II como: "Congregación para la Evangelización de los Pueblos"). Pues sin lugar a duda podemos decir que el Espíritu Santo iluminó en ese momento al Papa Benedicto XV al elegir a Angelo Roncali para llevar adelante esta tarea.---

Consagración Episcopal y Delegado Apostólico



El 19 de marzo de 1925 Angelo Giuseppe Roncalli fue consagrado arzobispo titular de Areopoli; eligió como su lema episcopal "Obedientia et Pax" (Obediencia y Paz). En Bulgaria, realizó su labor apostólica visitando las comunidades católicas y estableciendo relaciones de respeto y estima con otras comunidades cristianas, en especial de la Iglesia Ortodoxa. En una ocasión en Bulgaria fue a visitar a unos heridos internados en un hospital católico que trataba gratuitamente a todas las personas, independientemente de su religión. Estos heridos fueron víctimas de un atentado contra el rey Boris III en una catedral ortodoxa de Sofía, siendo ortodoxos que frecuentaban su lugar de culto. 
El rey búlgaro quedó tan impresionado que lo recibió en audiencia privada, siendo un acto inédito porque los visitadores apostólicos no gozaban de ningún estatuto diplomático y las relaciones entre la minoría católica y la mayoría ortodoxa eran muy tensas. Hechos como este constituyeron las bases de la futura delegación apostólica. En efecto, su labor fue tan fructífera que se lo designó delegado apostólico para Bulgaria el 16 de octubre de 1931. El 12 de enero de 1935 fue nombrado delegado apostólico para Turquía. El mismo día se lo designó Delegado Apostólico para Grecia, atendiendo desde Estambul los asuntos relativos a ambos países. Durante la segunda guerra mundial intervino para socorrer a miles de judíos durante las persecuciones de los nazi. El 23 de diciembre de 1944, el papa Pío XII lo nombró nuncio apostólico de Francia.  Contribuyó a normalizar la organización eclesiástica en Francia, desestabilizada por los numerosos obispos que habían colaborado con los alemanes. Gracias a su cortesía, su sencillez, su buen humor y su amabilidad pudo resolver los problemas y conquistar el corazón de los franceses y de todo el Cuerpo Diplomático.

---En este párrafo anterior podemos ver que no solo era un gran hombre de Fe sino también un hombre de mente y corazón abierto para todos, se hacía cercano de los que sufrían y también de aquellos con los que había diferencias religiosas---


Pontificado 

El 28 de octubre de 1958, contando con casi 77 años, Roncalli fue elegido Papa. Enseguida empezó una nueva forma de ejercer el papado. Visitaba personalmente las parroquias de su diócesis. Al cabo de dos meses de haber sido elegido, dio ejemplo de obras de misericordia: En Navidad visitó los niños enfermos de los hospitales Espíritu Santo y Niño Jesús; al día siguiente fue a visitar los prisioneros de la cárcel Regina Coeli. En su primera medida de gobierno vaticano, que le enfrentó con el resto de la curia, redujo los altos estipendios (y la vida de lujo que, en ocasiones, llevaban los obispos y cardenales). Asimismo, dignificó las condiciones laborales de los trabajadores del Vaticano.

Tres meses después de su elección, el 25 de enero de 1959, en la Basílica de San Pablo Extramuros y ante la sorpresa de todo el mundo anunció el XXI Concilio Ecuménico -que posteriormente fue llamado Concilio Ecuménico Vaticano II-, el I Sínodo de la Diócesis de Roma y la revisión del Código de Derecho Canónico.


El 11 de octubre de 1962 el papa Roncalli abrió el Concilio Vaticano II en San Pedro. Este Concilio cambiaría el rostro del catolicismo: una nueva forma de celebrar la liturgia (más cercana a los fieles), un nuevo acercamiento al mundo y un nuevo ecumenismo. Respecto de esto último, Juan XXIII había creado en 1960 el Secretariado para la promoción de la unidad de los cristianos, una comisión preparatoria al Concilio que más tarde permanecería bajo el nombre de Consejo Pontificio para la Unidad de los Cristianos. Era la primera vez que la Santa Sede creaba una estructura consagrada únicamente a temas ecuménicos. Desde la apertura del Concilio, el papa Juan XXIII enfatizó la naturaleza pastoral de sus objetivos: no se trataba de definir nuevas verdades ni condenar errores, sino que era necesario renovar la Iglesia para hacerla capaz de transmitir el Evangelio en los nuevos tiempos (un aggiornamento), buscar los caminos de unidad de las Iglesias cristianas, buscar lo bueno de los nuevos tiempos y establecer diálogo con el mundo moderno centrándose primero "en lo que nos une y no en lo que nos separa".

---Como venimos leyendo en todo su caminar Angelo Roncalli demostró ser un hombre de Fe, fue elegido como Sumo Pontífice  y como Papa no solo demostró ser un hombre de Fe sino que mostró ser un hombre firme en sus convicciones y decisiones, de hecho por esa misma fe que tenia y al ver que en la Iglesia se necesitaba realizar algunos cambios tomó estas tres decisiones muy importantes: Concilio Ecuménico Vaticano II, Sínodo de los Obispos de Roma y la revisión del Código de Derecho Canónico y también cabe destacar que como Papa de la Iglesia mostró nuevamente su acercamiento e intención de dialogo y unidad con todos los cristianos.---


Muerte y Canonización 

El 23 de mayo de 1963 se anunció públicamente la enfermedad del papa: cáncer de estómago que, según su secretario Loris F. Capovilla, le fue diagnosticado en septiembre de 1962. El papa no quiso dejarse operar temiendo que el rumbo del Concilio se desviara de lo estipulado. Al fin, después de sufrir esa grave enfermedad, el papa Juan XXIII murió en Roma el 3 de junio de 1963, a las 14:50Hs. Finalizó sus días sin ver concluida su obra mayor, a la que él mismo consideró "la puesta al día de la Iglesia". Fue sucedido por Pablo VI, quien en 1965 iniciaría el proceso de beatificación del propio Juan XXIII después de la clausura del Concilio Vaticano II. Juan XXIII fue beatificado por Juan Pablo II el 3 de septiembre de 2000, junto con el papa Pío IX. Su fiesta litúrgica quedó fijada el 11 de octubre, día de la apertura del Concilio Vaticano II.


Cuando su cuerpo fue exhumado en el año 2000, corrió el rumor de que se hallaba incorrupto, pero fuentes del Vaticano lo negaron, recordando que había sido embalsamado. Sus restos actualmente descansan en la Basílica de San Pedro, en Roma.

Fue canonizado en una misma celebración junto con San Juan Pablo II, el 27 de abril de 2014.



En la memoria de muchos, el papa Juan XXIII ha quedado como "el papa bueno" o como "el papa más amado de la historia". La Iglesia de Inglaterra lo considera santo y tanto los anglicanos como los protestantes conmemoran a Juan XXIII como "renovador de la iglesia".

---Para mi será recordado cariñosamente como "El Revolucionario de la Fe". Recordemos el significado de Revolución: (del latín revolutio, "una vuelta") es un cambio social fundamental en la estructuras de poder. Sus orígenes pueden tener motivos de diversa índole, un cambio tecnológico, un cambio social o un nuevo paradigma basta para que una sociedad cambie radicalmente su estructura y gobierno. Yo no soy un especialista en Historia o Sociología y menos aun en Historia de las Revoluciones pero tomando este concepto de revolución pues me animo a decir que el pontificado de Juan XXIII ha sido una revolución, obviamente pacifica, se produjo una "vuelta" en la Iglesia, un cambio en una estructura de poder a nivel internacional, un cambio que tocó muy de cerca a todo el mundo pero lo más importante para nosotros una revolución  que cambio la forma de transmitir la Fe y que abrió las puertas de la Iglesia Católica al mundo.---


Por todo esto, respetuosamente decido recordar a este gran hombre de Fe, Juan XXIII como: "El Revolucionario de la Fe"



Breve resúmen de la vida de San Juan XXIII


Más informacións sobre San Juan XXIII:

Concilio Vaticano II

Podes seguir este blog a través de facebook: AÑO DE LA FE. (Grupo) Vivamos juntos la Fe (FanPage) y en Twitter: @VivamoslaFe

sábado, 7 de octubre de 2017

" Dar frutos" - San Basilio




Evangelio según San Mateo 21,33-43. (Domingo 8 de Octubre)

Jesús dijo a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo:
«Escuchen otra parábola: Un hombre poseía una tierra y allí plantó una viña, la cercó, cavó un lagar y construyó una torre de vigilancia. Después la arrendó a unos viñadores y se fue al extranjero. Cuando llegó el tiempo de la vendimia, envió a sus servidores para percibir los frutos. Pero los viñadores se apoderaron de ellos, y a uno lo golpearon, a otro lo mataron y al tercero lo apedrearon. El propietario volvió a enviar a otros servidores, en mayor número que los primeros, pero los trataron de la misma manera. Finalmente, les envió a su propio hijo, pensando: "Respetarán a mi hijo". Pero, al verlo, los viñadores se dijeron: "Este es el heredero: vamos a matarlo para quedarnos con su herencia". Y apoderándose de él, lo arrojaron fuera de la viña y lo mataron. Cuando vuelva el dueño, ¿qué les parece que hará con aquellos viñadores?». Le respondieron: «Acabará con esos miserables y arrendará la viña a otros, que le entregarán el fruto a su debido tiempo.» Jesús agregó: «¿No han leído nunca en las Escrituras: La piedra que los constructores rechazaron ha llegado a ser la piedra angular: esta es la obra del Señor, admirable a nuestros ojos? Por eso les digo que el Reino de Dios les será quitado a ustedes, para ser entregado a un pueblo que le hará producir sus frutos.»

  

 Dar frutos

      El Señor no cesa de comparar las almas humanas a las viñas: «Mi amigo tenía una viña en un fértil collado» (Is 5,1); «Planté una viña y la rodeé de una cerca» (Mt 21,33). Evidentemente que Jesús llama su viña a las almas humanas, que las ha cercado, como con una clausura, con la seguridad que dan sus mandamientos y la guarda que les proporcionan sus ángeles, porque «el ángel del Señor acampa en torno a sus fieles y los protege» (Sl 33,8). Seguidamente plantó alrededor nuestro como una empalizada poniendo en la Iglesia «en el primer puesto los apóstoles, en el segundo los profetas, en el tercero los maestros» (1C 12,28). Además, por los ejemplos de los santos hombres de otros tiempos, hace elevar nuestro pensamiento sin dejar que caiga en tierra donde serían pisados. Quiere que los ardores de la caridad, como los zarcillos de una vid, nos aten a nuestro prójimo y nos hagan descansar en él. Así, manteniendo constantemente nuestra deseo hacia el cielo, nos levantaremos como vides que trepan hasta las más altas cimas.

      Nos pide también que consintamos en ser escardados. Ahora bien, un alma está escardada cuando aleja de ella las preocupaciones del mundo que no son más que una carga para nuestros corazones. Así, el que aleja de sí mismo el amor carnal y esta atado a las riquezas o que tiene por detestable y menospreciable la pasión por esta miserable y falsa gloria ha sido, por decirlo así, escardado, y respira de nuevo, desembarazado ya de la carga inútil de las preocupaciones de este mundo.

      Pero, para mantenernos en la misma línea de la parábola, es preciso que no produzcamos únicamente madera, es decir, que vivamos con ostentación, ni que busquemos ansiosamente la alabanza de los de fuera. Es necesario que demos fruto reservando nuestras obras para ser mostradas tan sólo al verdadero propietario de la viña.


Comentario del Evangelio por  San Basilio (c. 330-379), monje y obispo de Cesárea en Capadocia, doctor de la Iglesia Homilía 5 sobre el Hexaemerón, 6


Podes seguir este blog a través de facebook: AÑO DE LA FE. (Grupo) Vivamos juntos la Fe (FanPage) y en Twitter: @VivamoslaFe

domingo, 1 de octubre de 2017

“Señor, hágase tu voluntad”



Evangelio según San Mateo 21,28-32.

Jesús dijo a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo: "¿Qué les parece? Un hombre tenía dos hijos y, dirigiéndose al primero, le dijo: 'Hijo, quiero que hoy vayas a trabajar a mi viña'. El respondió: 'No quiero'. Pero después se arrepintió y fue. Dirigiéndose al segundo, le dijo lo mismo y este le respondió: 'Voy, Señor', pero no fue. ¿Cuál de los dos cumplió la voluntad de su padre?". "El primero", le respondieron. Jesús les dijo: "Les aseguro que los publicanos y las prostitutas llegan antes que ustedes al Reino de Dios. En efecto, Juan vino a ustedes por el camino de la justicia y no creyeron en él; en cambio, los publicanos y las prostitutas creyeron en él. Pero ustedes, ni siquiera al ver este ejemplo, se han arrepentido ni han creído en él".

Catecismo de la Iglesia Católica

2822 La voluntad de nuestro Padre es "que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento pleno de la verdad" (1 Tm 2, 3-4). El "usa de paciencia, no queriendo que algunos perezcan" (2 P 3, 9; cf Mt 18, 14). Su mandamiento que resume todos los demás y que nos dice toda su voluntad es que "nos amemos los unos a los otros como él nos ha amado" (Jn 13, 34; cf 1 Jn 3; 4; Lc 10, 25-37).

2823 El nos ha dado a "conocer el Misterio de su voluntad según el benévolo designio que en él se propuso de antemano: hacer que todo tenga a Cristo por Cabeza a él por quien entramos en herencia, elegidos de antemano según el previo designio del que realiza todo conforme a la decisión de su Voluntad" (Ef 1, 9-11). Pedimos con insistencia que se realice plenamente este designio benévolo, en la tierra como ya ocurre en el cielo.

2824 En Cristo, y por medio de su voluntad humana, la voluntad del Padre fue cumplida perfectamente y de una vez por todas. Jesús dijo al entrar en el mundo: "He aquí que yo vengo, oh Dios, a hacer tu voluntad" (Hb 10, 7; Sal 40, 7). Sólo Jesús puede decir: "Yo hago siempre lo que le agrada a él" (Jn 8, 29). En la oración de su agonía, acoge totalmente esta Voluntad: "No se haga mi voluntad sino la tuya" (Lc 22, 42; cf Jn 4, 34; 5, 30; 6, 38). He aquí por qué Jesús "se entregó a sí mismo por nuestros pecados según la voluntad de Dios" (Ga 1, 4). "Y en virtud de esta voluntad somos santificados, merced a la oblación de una vez para siempre del cuerpo de Jesucristo" (Hb 10, 10).

2825 Jesús, "aun siendo Hijo, con lo que padeció, experimentó la obediencia" (Hb 5, 8). ¡Con cuánta más razón la deberemos experimentar nosotros, criaturas y pecadores, que hemos llegado a ser hijos de adopción en él! Pedimos a nuestro Padre que una nuestra voluntad a la de su Hijo para cumplir su voluntad, su designio de salvación para la vida del mundo. Nosotros somos radicalmente impotentes para ello, pero unidos a Jesús y con el poder de su Espíritu Santo, podemos poner en sus manos nuestra voluntad y decidir escoger lo que su Hijo siempre ha escogido: hacer lo que agrada al Padre (cf Jn 8, 29):

Adheridos a Cristo, podemos llegar a ser un solo espíritu con él, y así cumplir su voluntad: de esta forma ésta se hará tanto en la tierra como en el cielo (Orígenes, or. 26).

Considerad cómo Jesucristo nos enseña a ser humildes, haciéndonos ver que nuestra virtud no depende sólo de nuestro esfuerzo sino de la gracia de Dios. El ordena a cada fiel que ora, que lo haga universalmente por toda la tierra. Porque no dice 'Que tu voluntad se haga' en mí o en vosotros 'sino en toda la tierra': para que el error sea desterrado de ella, que la verdad reine en ella, que el vicio sea destruido en ella, que la virtud vuelva a florecer en ella y que la tierra ya no sea diferente del cielo (San Juan Crisóstomo, hom. in Mt 19, 5).

2826 Por la oración, podemos "discernir cuál es la voluntad de Dios" (Rm 12, 2; Ef 5, 17) y obtener "constancia para cumplirla" (Hb 10, 36). Jesús nos enseña que se entra en el Reino de los cielos, no mediante palabras, sino "haciendo la voluntad de mi Padre que está en los cielos" (Mt 7, 21).


Descargar PDF

Podes seguir este blog a través de facebook: AÑO DE LA FE. (Grupo) Vivamos juntos la Fe (FanPage) y en Twitter: @VivamoslaFe

sábado, 30 de septiembre de 2017

Peregrinación a la Virgen de Luján - P. Rafael Tello



Hoy sábado 30 de septiembre y mañana domingo 1º de octubre se desarrollará la 43° Peregrinación Juvenil a Luján, bajo el lema:

“MADRE, ENSEÑANOS A CONSTRUIR LA PAZ”

La tradicional peregrinación se iniciará hoy a las 12hs, en las puertas de la Parroquia San Cayetano de Liniers, en Cuzco 150 (cerca de General Paz y Avenida Rivadavia). De allí, la Imagen Cabecera marchará junto a los peregrinos que recorrerán cerca de 60 kilómetros para llegar al Santuario de la Virgen de Luján a las 7 de la mañana del día de mañana.

Un poco de historia
¿Quién fue el iniciador de esta peregrinación?

La peregrinación juvenil a Luján, una de las mayores manifestaciones religiosas de Argentina y de América Latina, se inició en 1975 y se ha convertido en el emblema de un cambio profundo de la Iglesia argentina, que se esbozó en el Concilio Vaticano II.

El artífice de esta movida fue el padre Rafael Tello, fallecido en el año 2002 (Junto al padre Lucio Gera elaboraron la denominada “Teología del Pueblo”.

Al promediar la convulsionada década del ''70, el P. Tello creía que hacía falta un hecho masivo que movilizara a los jóvenes, que habían perdido entusiasmo en la vivencia de la fe y estaban encerrados en sus parroquias y movimientos. Intuía un gesto de unidad y fervor basado en la religiosidad popular. Poco a poco fue amasando su idea. "¿Qué es lo que le gusta a la gente?", preguntó una vez en el monasterio bonaerense de Los Toldos. "Le gusta cantar y caminar", le respondió el padre Daniel de la Sierra.

El P. Tello comenzó a lanzar su idea en encuentros de movimientos juveniles de la capital y el gran Buenos Aires. "¿A nadie se le ocurrió organizar una peregrinación de jóvenes a Luján?", preguntaba. El laico Marcelo Mitchell —que integraba el grupo juvenil de la iglesia de San Patricio— admite hoy que fue muy poco convencido a una de las primeras reuniones para avanzar en la idea. "Voy a ir a una sola reunión", advirtió entonces. Pero, al escuchar al padre Tello, "mi corazón vibró".

Finalmente —corría 1975—, el proyecto se puso en marcha. Los jóvenes no tenían el hábito de peregrinar. Por eso, era clave la difusión de la marcha. Pero la campaña fue precaria: avisos en iglesias y colegios, rudimentarios afiches y tímidos contactos con los medios. El propio Mitchell visitó a un conocido vecino, el relator José María Muñoz, quien invitó a la caminata durante la transmisión de un superclásico Boca-River.

El 25 de octubre, a las 14, desde San Cayetano de Liniers, arrancó la primera peregrinación bajo el lema "La juventud peregrina a Luján por la Patria".

 El P. Rafael Tello, conocido como "el viejo Tello"



  
Palabras de Oscar Mónaco (peregrino de la 1° peregrinación a Luján, año 1975):

El padre Rafael Tello, tuvo la inspiración, de que una marcha religiosa a la ciudad de la Virgen desataría el afán religioso de miles de chicos. Y no se equivocó.
Decidido a concretar su intuición, Tello convocó a un grupo de catequistas recién salidos de la adolescencia -y con el idealismo aún intacto- para hacer de ellos los promotores de la peregrinación. Debían recorrer iglesias y escuelas, puerta por puerta, hasta extender el anuncio de la marcha por toda la ciudad.
Palabras del cardenal Mario Poli (Octubre de 2014, 40° Peregrinación):

"Quiero agradecerle a Dios ante todo la moción espiritual que tuvo el Padre Rafael Tello

Fuentes:









Podes seguir este blog a través de facebook: AÑO DE LA FE. (Grupo) Vivamos juntos la Fe (FanPage) y en Twitter: @VivamoslaFe

sábado, 23 de septiembre de 2017

EVANCAT: “Dios de Misericordia y de Piedad”





Evangelio según San Mateo 20,1-16a.

Porque el Reino de los Cielos se parece a un propietario que salió muy de madrugada a contratar obreros para trabajar en su viña. Trató con ellos un denario por día y los envío a su viña. Volvió a salir a media mañana y, al ver a otros desocupados en la plaza, les dijo: 'Vayan ustedes también a mi viña y les pagaré lo que sea justo'. Y ellos fueron. Volvió a salir al mediodía y a media tarde, e hizo lo mismo. Al caer la tarde salió de nuevo y, encontrando todavía a otros, les dijo: '¿Cómo se han quedado todo el día aquí, sin hacer nada?'. Ellos les respondieron: 'Nadie nos ha contratado'. Entonces les dijo: 'Vayan también ustedes a mi viña'. Al terminar el día, el propietario llamó a su mayordomo y le dijo: 'Llama a los obreros y págales el jornal, comenzando por los últimos y terminando por los primeros'. Fueron entonces los que habían llegado al caer la tarde y recibieron cada uno un denario. Llegaron después los primeros, creyendo que iban a recibir algo más, pero recibieron igualmente un denario. Y al recibirlo, protestaban contra el propietario, diciendo: 'Estos últimos trabajaron nada más que una hora, y tú les das lo mismo que a nosotros, que hemos soportado el peso del trabajo y el calor durante toda la jornada'. El propietario respondió a uno de ellos: 'Amigo, no soy injusto contigo, ¿acaso no habíamos tratado en un denario? Toma lo que es tuyo y vete. Quiero dar a este que llega último lo mismo que a ti. ¿No tengo derecho a disponer de mis bienes como me parece? ¿Por qué tomas a mal que yo sea bueno?'. Así, los últimos serán los primeros y los primeros serán los últimos». 

Catecismo de la Iglesia Católica

Dios misericordioso y clemente

210 Tras el pecado de Israel, que se apartó de Dios para adorar al becerro de oro (cf. Ex 32), Dios escucha la intercesión de Moisés y acepta marchar en medio de un pueblo infiel, manifestando así su amor (cf. Ex 33,12-17). A Moisés, que pide ver su gloria, Dios le responde: "Yo haré pasar ante tu vista toda mi bondad (belleza) y pronunciaré delante de ti el nombre de YHWH" (Ex 33,18-19). Y el Señor pasa delante de Moisés, y proclama: "YHWH, YHWH, Dios misericordioso y clemente, tardo a la cólera y rico en amor y fidelidad" (Ex 34,5-6). Moisés confiesa entonces que el Señor es un Dios que perdona (cf. Ex 34,9).

211 El Nombre Divino "Yo soy" o "El es" expresa la fidelidad de Dios que, a pesar de la infidelidad del pecado de los hombres y del castigo que merece, "mantiene su amor por mil generaciones" (Ex 34,7). Dios revela que es "rico en misericordia" (Ef 2,4) llegando hasta dar su propio Hijo. Jesús, dando su vida para librarnos del pecado, revelará que él mismo lleva el Nombre divino: "Cuando hayáis levantado al Hijo del hombre, entonces sabréis que Yo soy" (Jn 8,28)

Jesús escandalizó con su misericordia

588 Jesús escandalizó a los fariseos comiendo con los publicanos y los pecadores (cf. Lc 5, 30) tan familiarmente como con ellos mismos (cf. Lc 7, 36; 11, 37; 14, 1). Contra algunos de los "que se tenían por justos y despreciaban a los demás" (Lc 18, 9; cf. Jn 7, 49; 9, 34), Jesús afirmó: "No he venido a llamar a conversión a justos, sino a pecadores" (Lc 5, 32). Fue más lejos todavía al proclamar frente a los fariseos que, siendo el pecado una realidad universal (cf. Jn 8, 33-36), los que pretenden no tener necesidad de salvación se ciegan con respecto a sí mismos (cf. Jn 9, 40-41).


589 Jesús escandalizó sobre todo porque identificó su conducta misericordiosa hacia los pecadores con la actitud de Dios mismo con respecto a ellos (cf. Mt 9, 13; Os 6, 6). Llegó incluso a dejar entender que compartiendo la mesa con los pecadores (cf. Lc 15, 1-2), los admitía al banquete mesiánico (cf. Lc 15, 22-32). Pero es especialmente, al perdonar los pecados, cuando Jesús puso a las autoridades de Israel ante un dilema. Porque como ellas dicen, justamente asombradas, "¿Quién puede perdonar los pecados sino sólo Dios?" (Mc 2, 7). Al perdonar los pecados, o bien Jesús blasfema porque es un hombre que pretende hacerse igual a Dios (cf. Jn 5, 18; 10, 33) o bien dice verdad y su persona hace presente y revela el Nombre de Dios (cf. Jn 17, 6-26).


Podes seguir este blog a través de facebook: AÑO DE LA FE. (Grupo) Vivamos juntos la Fe (FanPage) y en Twitter: @VivamoslaFe